La fábrica en la mente del arquitecto Ricardo Bofill

Fallece el 14 de Enero del 2022 el Arquitecto Ricardo Bofill Leví a los 82 años por COVID, informó su despacho RBTA.

Bofill fue uno de los arquitectos españoles más reconocidos en el ámbito internacional y acumuló una larga trayectoria en los campos de la arquitectura, el diseño y la planificación urbana.

Entre sus obras de diseño urbano figuran la Place de l’Europe de Luxemburgo, el proyecto de la Nueva Castellana de Madrid, el barrio Antigone en Montpellier (Francia), la Nueva Bocana del puerto de Barcelona o la remodelación y ampliación del aeropuerto de la capital catalana, donde también proyectó el Teatre Nacional de Catalunya y el Hotel Vela. El autor del también emblemático edificio Walden 7 de Sant Just Desvern (Barcelona) será recordado por su arquitectura visionaria e innovadora.

Bofill deja una amplia y variada producción arquitectónica, así como numerosos proyectos en curso. Desde sus innovadores conjuntos de vivienda colectiva de sus primeros años, como los edificios Walden 7 y la Muralla Roja, hasta infraestructuras como el Aeropuerto de Barcelona, la sede corporativa de Shiseido Ginza en Tokio y la de Cartier en París, y proyectos más recientes como la Universidad Mohammed VI, con sedes en Ben Guerir y Rabat, Ricardo Bofill destacó desde sus inicios por cuestionar el pensamiento dominante en arquitectura.

De esa filosofía surgió una ingente producción, integrada por alrededor de mil obras en cuarenta países, muy variada en sus formas estilísticas, que procuraban adaptarse al entorno y mantener un fuerte componente de innovación y riesgo.

Ricardo Bofill fundó en 1963 el Taller de Arquitectura con un equipo multidisciplinar formado no solo por arquitectos, sino también por otros profesionales y artistas, como el crítico literario Salvador Clotas, el poeta José Agustín Goytisolo o la economista Julia Romea.

Ese espíritu transversal se mantiene hoy en día, con sus dos hijos, Ricardo Emilio y Pablo, al frente de la oficina desde hace ya unos años, que lideran un equipo de más de cien profesionales de treinta nacionalidades que actualmente desarrollan numerosos proyectos.

Para despedir a Ricardo Bofill, se celebró un acto en el que amigos, allegados y admiradores de su arquitectura acudieron a la emblemática sede del estudio para rendir homenaje al arquitecto, anunció el despacho RBTA.

Vida y muerte del Arquitecto mexicano Carlos González Lobo

Espacio máximo, coste mínimo, el trabajo de Carlos González se destacó por el desarrollo de viviendas para los sectores más pobres de la comunidad.

Este lunes 12 de abril se dio a conocer el fallecimiento del arquitecto mexicano Carlos González Lobo, uno de los principales exponentes de la arquitectura social y participativa en el país.

Fue egresado de la Escuela Nacional de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); institución en donde también obtuvo una Maestría y un Doctorado. Además, en 1995 se le otorgó el título de Doctor Honoris Causa por la Escuela de Diseño de la Universidad de Rhode Island.

Carlos González Lobo es de los arquitectos que en la práctica profesional construyó viviendas habitables para los pobladores pobres, retomando siempre en su discurso, otros discursos paralelos, encaminados en construir para esa inmensa capa emergente de pobladores pobres.

Su trabajo ha sido reconocido en diversas ocasiones como lo son el Pabellón de México en la Bienal de Venecia 2016 en donde en conjunto con María Eugenia Hurtado, fueron invitados especiales para exponer sus aprendizajes y estrategias sobre la autoconstrucción y participación en los pueblos damnificados del río, “El Fuerte” a principios de los años noventa.

El legado del arquitecto Carlos González Lobo trazó el rumbo de diversas prácticas e investigaciones contemporáneas que buscan hacer de la arquitectura una disciplina que se erige desde la participación comunitaria. 

La trayectoria de González Lobo se caracterizó por el lema ‘Espacio máximo, coste mínimo’; a través del cual se dedicó al apoyo a los sectores más pobres de la comunidad con vivienda popular. Esto mediante el apoyo solidario a los grupos pro-vivienda, tanto en la ciudad como en las zonas rurales.

Entre sus aportaciones encontramos sistemas constructivos de cubiertas y bóvedas con tecnologías alternas, diseños para el uso y reciclamiento de agua y de viviendas en semilla. En el ámbito urbano destacan sus propuestas de lotificación que permiten la densificación cuidando siempre las condiciones de habitabilidad.

Asimismo, tras el sismo de 1985 participó en la reconstrucción de la zona centro de la Ciudad de México; en la que se construyeron 350 viviendas en 60 vecindades. Lo anterior por medio de un proceso de autoconstrucción participativa, con tecnologías apropiadas y recursos de apoyos internacionales.

También encabezó la reconstrucción de poblados tras la crecida del río, “El Fuerte” en Ahome, Sinaloa en 1991-1992; en que se dotó de vivienda a 1,450 familias y el equipamiento comunitario de soporte. De igual manera, de 1999 a 2005, colaboró en la construcción de los barrios Tierra Nueva VI y VII, en Ciudad Juárez. En esa zona se construyeron 2,500 viviendas de bajo costo, y mediante la participación comunitaria.

Creador de una teoría accesible, entre sus logros está el de enseñar a los pobladores como construir su propia iglesia, cuenta con vitrales hechos con botellas de vidrio, después de años los pobladores le confesaron que habían vendido el modelo a varias localidades y su reacción fue romper en llanto afirmando que se había logrado su objetivo y este era que, la arquitectura fuese accesible para todos, hoy en día 2 de esos trabajadores que construyeron la iglesia ya son jefes de obra de distintas construcciones gracias a los conocimientos compartidos por el arquitecto.

Autor de numerosos libros y artículos especializados en vivienda y tecnología e historia de la arquitectura, entre los que destacan el libro “Vivienda y ciudad posibles” y es coautor con Eladio Dieste del libro “Architettura, Pertecipazione Sociale e Tecnologie Appropriate”.  

Por último el Arquitecto González Lobo fue miembro de número de la Academia Nacional de Arquitectura de México; de la Comisión Nacional de Monumentos Artísticos del INBAL; de la Sociedad Mexicana de Planificación; de la Asociación Arquitectura Vernácula y Patrimonio; del ICOMOS México; Seminario de Arquitectura Latinoamericana, jurado para el Premio Nacional de Ciencias y Artes nominado por la ANUIES, entre otras instituciones.